LIBROS

Sanidad divina

¿Es la sanidad divina para hoy?

¿Es la sanidad divina para mí?

¿Por qué no sanan todos?

Otro éxito de Publicaciones Ariel. En este tiempo Dios está restaurando todas las cosas en preparación para el retorno de Cristo por su Iglesia (Hch. 3:21). La sanidad divina es el resultado de la obra de Cristo en la cruz. Es parte del paquete de gracia que Dios ha preparado para su pueblo. La sanidad divina es una muestra del amor y de la misericordia de Dios y está incluida en la libertad que Cristo ganó con sus sufrimientos.

Sería un lamentable desperdicio no disfrutar de lo que fue adquirido por Cristo a tan alto precio. ¡Dios ama sanar, tanto como ama salvar! Cuando un creyente se apropia la sanidad, el corazón del Señor se regocija. Abra su corazón a la restauración del Orden Divino en su cuerpo.

El autor, Ricardo Vivas Arroyo, es un ministro de 56 años, que fue anciano en la iglesia Manada Pequeña de la ciudad de México, pastoreó por siete años una iglesia en Pachuca y está actualmente pastoreando, por más de doce años, la iglesia Cristiana Adullam, que Dios levantó en Naucalpan, Estado de México. También, en equipo con otros ministros: Jairo Carbajal y Eleazar Mendoza, está sirviendo a varias iglesias en el país, como parte del ministerio quíntuple que Dios ha estado restaurando para llevar a cabo la perfección de los santos, según su plan divino (Ef. 4:11-13).

Este libro lo puedes adquirir en tu librería cristiana más cercana, o bien encargarlo por medio de esta página, el cual recibirás en tu domicilio en corto plazo pica aquí para hacer tu solicitud.

Si desea comprar el libro haga click aquí



Página principal | Acerca de la iglesia | Sana doctrina | Actividades | Jóvenes
Bajada del Torito # 3-10, Col. El Torito, Naucalpan Edo. de Mex.


    ACTIVIDADES PROGRAMADAS



    ¿DESEA COMENZAR AHORA?

CONFIESE QUE JESUCRISTO MURIÓ POR SUS PECADOS Y PIDA PERDÓN A DIOS POR MEDIO DE CRISTO, ENTRÉGUELE SU CORAZÓN HOY


 ¿DESEA QUE OREN POR USTED?

Envíe su petición de oración. El Señor es poderoso para suplir sus necesidades (Filipenses 4:19)